City Hall

- MSA - | 3:13 | , , , , , , , ,


Reseña para la cual MSA estuvo unas 3 horas copiando y pegando imágenes desde la página oficial que por alguna razón no se dejaban bajar. Y si eso no es indicativo de cuánto disfrutó este drama, pues, entonces no sabe qué otra cosa sí.

City Hall (시티흘), El Ayuntamiento, no es uno de tus típicos dramas. Primero que nada, tiene como protagonista a Kim Sun Ah, mi actriz favorita en todo el universo y más allá (como si ésta entrada no les hubiera dado una pista); segundo, tiene un protagonista poco común, un malo-barra-héroe-barra-ridículo que no se ve a menudo (y con bello facial!); y tres, un diálogo tanto divertido como apasionado, con muchas líneas que, en lo personal, me tomaron por sorpresa.

Por cierto - nuevo récord de entrada más larga hasta la fecha! Asegúrense de estar sentados en algún lugar cómodo. Quizás quieran traerse algo para comer, también.




Shin Mi Rae es una mujer común y corriente, que ha pasado toda su vida en la pequeña ciudad de Inju, ayudando a sus vecinos y trabajando en el Ayuntamiento, como secretaria del Alcalde. A pesar de ser una funcionaria de 10mo grado, su único trabajo significativo parece ser servir café a los demás miembros del lugar. Es un milagro en sí que trabaje allí, pues jamás ha sentido gran interés hacia la política y, en particular, odia inmiscuirse en cualquier votación - pues prefiere mantenerse neutral.






Un día, y empujada por tener que pagar las deudas de un ex-novio desaparecido, Mi Rae decide participar del primer concurso de belleza de la ciudad, Miss Baendaengi, el cual casualmente queda bajo la responsabilidad del nuevo Teniente de Alcalde, un misterioso y apuesto político recién llegado, llamado Jo Guk. Jo Guk no tiene el menor interés en hacerse cargo del proyecto, demasiado ocupado está intentando averiguar por qué tuvo que ir hasta allí en primer lugar - y Mi Rae necesita que alguien la avale para concursar, pues tiene 12 años más que el límite de edad de 24 años. Así es como los caminos de Shin Mi Rae y Jo Guk se cruzarán -- dos personas con personalidades que no podrían ser más distintas.





Pero ésta es sólo la punta del iceberg, porque algo sospechoso se cuece detrás de las razones por las que el Alcalde decidió llevar a cabo el concurso en primer lugar... todo un trasfondo de intrigas políticas, corrupción, y conspiraciones se ciernen a su alrededor. ¿Cuál es el papel de Jo Guk en todo esto? ¿Y cuál será el de Mi Rae? Se dejará doblegar ante la fuerza y la comodidad, o causará semejante vendaval en la forma de pensar de Jo Guk que desbaratará los planes de algunas de las personas más poderosas de toda Corea?
source. KCorner
Jooo. A que lo hice sonar interesante?? XD Ya, ya, ego aparte, adoré la historia de City Hall. Además del romance, me gustó mucho la trama política, y en especial el crecimiento que presenta la protagonista, Shin Mi Rae, desde la persona desinteresada - que, en cierto punto, se asemeja a muchos de nosotros - a una deslumbrante mujer que ha encontrado su fuerza interior, llena de amor y sueños que no deja de ser realista y "cercana a tierra". Dios, no sé cuánto puedo hablar sin dar un spoiler definitivo, porque eso es lo que menos quiero hacer. Recuerdo que cuando empecé a ver este drama no sabía nada realmente de él, excepto que trabajaba Kim Sun Ah y que por ende debía verlo, por lo que adoré todas y cada unas de las sorpresas que nos tiró episodio a episodio.

Con 20 episodios, pensé que en algún momento, seguramente, perdería ritmo y se pondría lento. Vaya, qué agradable sorpresa con darme que no, eso no sucedió. Cierto, hay ciertas escenas que te gustaría adelantar y quizás menos flashbacks hubieran venido bien... no, espera, definitivamente menos flashbacks hubieran venido bien, pero ese es otro asunto. 

La progresión de la historia es, pues, casi perfecta. La evolución de los personajes está muy bien hecha - la más débil a mi parecer fue la de Jo Guk, porque aún después de verla un par de veces me confunde en ciertos momentos - destacándose por supuesto la de Mi Rae, quien me llegó a emocionar. 

La música es genial - con decir que estoy escuchando el OST mientras escribo, sólo por el gusto - y el productor (o quien sea que lo haga) supo muy bien qué música colocar dónde y cuándo. No podré olvidar jamás el track de "Anxious Love" - "Amor Inquieto", y por cierto me quiero quejar porque la traducción de la canción no reflejó bien los sentimientos, porque se trata más de un 'amor angustiado' que 'ansioso', pero como sea - tanto por la belleza de la pista en sí como por el hecho que después de cierto momento comenzó a sonar todo el tiempo y hacia el final casi me vuelve loca. Pero me sigue gustando. Sólo desearía que no la hubieran repetido tanto.
Los personajes de City Hall se caracterizan por una originalidad... que no sé si llamarla originalidad. En inglés está el término "oddness" - tienen una rareza, una excentricidad que los separa de cualquier otro reparto que haya visto en otro lado. El primer drama con el que se me ocurre compararlo es con Dal Ja's Spring, pero ni éste llega hasta este punto.

Los malos son para cagarse las patas (perdón), las traiciones realmente duelen, los payasos te hacen reír hasta perder el aliento, los momentos tristes te hacen callar, y los momentos de éxito te hacen ovacionar como en un partido de football o como cuando estaban en la escuela y el profesor castigaba a ese mocoso que tanto nos hacía la vida imposible.

Ay... y el romance. Cursi cuando tiene que ser cursi - de esas escenas que una nunca admitiría disfrutar, pero que en privado se miran, se remiran y se vuelven a mirar -, saca humo cuando tiene que ser apasionado, te desgarra el corazón cuando es triste, y simplemente adorable el resto del tiempo.

Y los besos, gente. Los BESOS. Una vez más, adoro a Kim Sun Ah. Esa mujer nunca se ha echado atrás en cuanto a sus papeles se refiere. Es una mujer de verdad, con todas las cosas en su lugar. Nada de hacerse la tímida frente a la cámara. El trabajo es trabajo - y una pareja de adultos no se besa como niños de 10 años. 







Continuando con mi apología a Sun Ah, amé su interpretación de Mi Rae. Después de verla en My Name Is Kim Sam Soon no estaba segura de poder olvidarme de Sam Soon, pero quién es ésa? Se esfumó de mi mente al segundo capítulo.
Shin Mi Rae está loca, delira y es increíblemente narcisista - no, en serio, tiene esos arranques de amor propio que no se paran a menos que alguien carraspee indiscretamente (sé de qué hablo, yo también sufro de narcisitis acutis) -; es increíblemente dulce y amable, como una madre universal, como una de esas amigas que te inspiran a ser mejor; tiene una personalidad fuerte y decidida debajo de su indecisión, y una vena de mal carácter que aflora en los momentos juntos, cuando se cierne frente a su presa lejos de las miradas de alguien más. Es más que graciosa, una mentirosas de esas en las que todas nos convertimos en algún momento u otro, cuando queremos hacernos sonar más interesante y, por sobre todas las cosas, es inteligente. Puede que no lo parezca - Jo Guk ya la subestimó en su momento - pero Mi Rae es muy inteligente, y de lo que no comprende es porque no quiere hacerlo, porque prefiere mantenerse ignorante a darse cuenta. 
Sabe desde el principio de sus sentimientos hacia Jo Guk, y cómo van cambiando - y también sabe que él no le conviene. Sabe que hay más detrás de su aparente ayuda, y aún así prefiere (mejor dicho, quiere) seguir confiando en que no sea todo una simple maquinación de su parte.
Mi Rae tiene algunos de los mejores diálogos del drama... bueno, qué digo, de muchísimos dramas. La primera vez que vi City Hall, se las arregló para sorprenderme una y otra vez con sus respuestas y sus inventivas, especialmente en situaciones y momentos donde yo hubiera apostado dinero real a que sabía qué iba a decir a continuación. Dos momentos en especial, cada uno al lado de Jo Guk, me conmovieron tanto que quedé entre con lágrimas en los ojos y la boca abierta. Shin Mi Rae (y en gran medida, Kim Sun Ah) desafían la idea ya clásica de que "proteger el honor" significa fingir que no estás lastimado y responder con algún comentario hiriente y/o despectivo. Esta mujer desnuda su corazón, dice todo lo que tiene dentro y después se queda allí, exigiendo en silencio una respuesta con la misma honestidad. Rara vez he podido ver a una persona que, estando tan vulnerable, logre conjurar semejante aire de respeto y dignidad. Una vez más, comprobé que la verdad desarma más que cualquier respuesta 'ingeniosa' o comentario ácido.
Shin Mi Rae - fighting!

Como ya dije antes, Jo Guk es un personaje de lo más particular. No sé cómo explicarme... la primera sensación que tuve después de verlo actuar por un tiempo fue "éste sí que es un hombre". Quizás una de las razones por la que tanto nos gustan los dramas es que los protagonistas son como 'de en sueño' - con defectos, sí, pero de lejos mucho más atentos que, digamos, el vecino de al lado. O unos cuantos ex-novios. Y si bien Jo Guk sí es de lo más atento (y cursi y encantador y ninja acosador y tantas otras cosas más), tiene un aire de "hombre real" que no he visto en muchos otros personajes. Quizás sea la barba candado, o que es de los pocos a los que un traje no sólo le queda bien sino que de hecho se le ve natural. Trivia: No sé qué tan popular o conocido sea este dicho, pero se dice que los hombre con barba candado son todos unos tramposos y estafadores. Y Jo Guk le hace honor a la barbita candado. Jo Guk no es un buen hombre, no es "justo" y podría muy bien haber estado en camino a convertirse en uno de los políticos más corruptos del país de no haberse cruzado con Mi Rae. Conocerla logró desenterrar lo mejor de él, pero no se deshace de su carácter ni de su sentido del humor - y no me molesta en lo más mínimo. 

Una de las cosas que más adoré de Jo Guk es cómo, con el paso del tiempo, su conducta comienza a parecerse más y más a la de Mi Rae. Y con "conducta", me refiero a todos los vicios de Mi Rae. La última vez que vi City Hall  lo hice junto a mi tía, que se acababa de operar la vesícula (bueno, de extraérsela, porque estaba inútil) y llegó un punto en que tuvo que tomarse un calmante por el simple hecho de que estaba riendo tanto que le causaba gran dolor. Si tuviera que resumir toda esa transformación en una sola línea, qué mejor que citar a la célebre Mi Rae: "Lo siento. No sabía que el narcisismo era contagioso".

Cha Seung Won, en el segundo drama de toda su carrera, deslumbró a más de uno. Aún no he visto su debut en la pantalla chica, Bodyguard, pero la opinión general me inclina a no verlo jamás. No es misterio que después de ello regresara a hacer sólo películas, pero cuánta la alegría de que hayan logrado engancharlo para este proyecto. Su larga trayectoria en el cine sin duda le trajo otro aire, similar al de Sun Ah - es decir, al aire de un actor que ha experimentado el lado más artístico de las producciones coreanas. [Por cierto, quiero hacer una pausa aquí y decir que NO PUEDO CREER que sea el protagonista de My Teacher, Mr. Kim, una de las primeras películas coreanas que vi]






Ahora que ya hablé de lo bueno, me voy a quejar. La cantidad de veces que Jo Guk pone esa cara de pobre diablo me resulta... molesta. Repetitiva. Hartante. Sí, de acuerdo, lo entendemos, estás en una posición difícil y este amor muy bien podría resultar el mayor obstáculo al resto de todos los planes que tenías desde...siempre, y por eso ladeas la cabeza a un lado, los ojos se te ponen brillantes y una lágrima se desliza por tu mejilla. Okay. Trata de no hacerlo cada.maldito.episodio. Repetidas veces por episodio. Al final ya casi no sentía lo emocional en la escena porque estaba cansada de verlo así. Dada la personalidad que -creo- tiene, caras tan desarmadas como esas deberían ser reservadas para momentos especiales. Podía demostrar esas emociones a través de otras acciones, pero nooo, recurrió siempre a la misma. Mal, mal, Cha Seung Won  [Llámenme injusta: soy perfectamente consciente de que Mi Rae también tiene sus sesiones lacrimógenas, pero las de ella no me molestan tanto como para escribir todo un párrafo]. La segunda cosa que me molesta - y me divierte a la vez, si se puede - es su habilidad ninja para aparecer siempre en algún lado escondido, acechando observando a Mi Rae. En serio. Eso no era romántico - llegó un punto en el que daba algo de miedo. Lo que es más, hubo un par de escenas realmente emotivas con Mi Rae sola, donde la cámara se enfocaba en ella, y no pude concentrarme porque de inmediato comencé a pensar "ya va a aparecer él, observando desde atrás...", esperando a verlo y quitándole parte de su merecida importancia a la escena. Esto es culpa de los guionistas. Mal, mal, Jo Guk. Aquí tienes el castigo de Mi Rae:
Eso me dolió a mí...
Wow. Eso... salió más largo de lo que esperaba. Y eso que el personaje que más me gustó fue Shin Mi Rae, sin duda alguna. En fin, si no les quedó claro, les aseguro que jamás han visto a un personaje tal como Jo Guk.  No tiene pérdida. 



Además, mencioné ya que la pareja que forman está en mi TOP 5 de parejas más atrayentes ever? Esto es química, yessir. Al principio pensaba que no iba a haber mucho romance, y es cierto que el show se centra en el crecimiento de Mi Rae (lo cual me encanta), pero el romance no se hace de extrañar - nos lo entregan en perfectas dosis de placer y ansiedad.




Voy a decir que no me parece justo hablar de un "cuarteto" protagónico en City Hall. Los protagonistas secundarios no tienen tanta importancia como los principales, cierto, pero tampoco son 'segundones' de nadie. Son personajes con riqueza y mérito propio y - aunque algunos no estén de acuerdo - me parece que son más que sólo dos.



Lee Jeong Do, el querido Director Lee, es... todo un metrosexual. Sí, esa es la primera palabra que se me viene a la cabeza cuando pienso en este adorable, íntegro, amable hombre que siempre me hace sonreír de oreja a oreja. Desde la permanente (vamos permanentes!) hasta las sesiones periódicas a la peluquería y el corte de pelo tras un suceso dramático - oh Dios, qué mujer no ha estado allí! - a lo increíblemente tierno que es con su mujer, o simplemente lo buena persona que es, no puedo explicar cuán aliviada me sentí de saber que era un verdadero, gigantesco amigo para Shin Mi Rae.
Lo amé, amé la GRAN INCÓGNITA de su relación con Jo Guk - Mi Rae, tú y tu fantasía... me hice un clip. Lo veo siempre que quiero reír -; amé su personalidad, y las contradicciones entre su moral y su trabajo. Amé las discusiones con Joo Hwa, amé su extraña pero hermosa relación... qué decir, en parte amé a Joo Hwa gracias a él! Gracias, Lee Hyeong Cheol, por tomar este papel. Muchísimas gracias.





Min Joo Hwa pasó de ser asquerosamente insoportable a medianamente agradable a tierna-e-hilarantemente-malvada. En cuestión de 60 minutos. No había visto antes de Choo Sang Mi (otra que viene del cine), excepto en Everybody Has Secrets donde estaba muy ocupada mirando a Lee Byung Hun, pero sé que Joo Hwa no me hubiera caído tan bien de no haber sido por ella. Esta "mala rural", porque no se me ocurre otra forma de llamarla en comparación a sus colegas malvados, se hace difícil de odiar. Seguro, al principio es más que irritable y uno la tiene apuntada como 'la mala malosa', pero después Joo Hwa hace un lado sus planes maléficos para dejar lugar a los jugadores de las ligas mayores.



Me gustó mucho su historia con Jeong Do, y sus problemas matrimoniales. No disculpan su conducta, claro está, pero aprecié el enterarme un poco más de su ansias de superación - que la llevan a no temer ensuciarse las manos -, en contraposición a la tranquilidad y conformidad de su marido - con toda la frustración que ello le trae.





La mayoría de los nombres de los personajes están formados alrededor de una broma, o con un significado especial. No los conozco todos - sé que "Mi Rae" es futuro en coreano, y algunos de sus discursos juegan con esto, diciendo que Mi Rae es el futuro de Inju; "Joo Hwa" dice algo de democracia, algo de lo que ella irónicamente no parece ser gran fan; "Boo Mi" es belleza total, y el de Ko Go Hae es orgullo solitario. Es una gran forma de describir a Go Hae, para quien el orgullo juega una parte más que importante y que, indiscutiblemente, se encuentra muy sola. 



Lo primero que pensé cuando la vi fue "oh no, Jo Guk, le vas a romper al corazón a una mujer así?" Eso... no duró mucho: mientras que Go Hae pueda verse como una mujer tranquila e inocente en el exterior, basta oír algunas de las palabras que dice con esa sonrisa plácida y tranquila para darse cuenta que esta mujer es de temer.



Al principio la odié. Aún la odio en ciertos momentos. Más allá de lo que me haga sentir, no deja de parecerme un personaje fascinante. Especialmente hacia el final, cuando la verdadera naturaleza de su orgullo es desvelada. Me tomó por sorpresa, justo cuando creí que ya había comprendido todo de su personalidad. 









Las charlas entre ella y Mi Rae te dejan con un nudo en la garganta, pero no por eso son menos increíbles. Yoon Se Ah hizo un muy buen trabajo. 



Trivia! Cha Seung Won y Yoon Se Ah co-protagonizaron una película en el 2004, Blood Rain, un thriller sageuk que se llevó varios premios, pero que no he visto así que no sé si son la pareja principal o qué. Interesante re-encuentro. 
Queridos de mi corazón: Han Soo In y Jeong Boo Mi. Por dónde empezar a hablar. Han Soo In es el secretario de Jo Guk, interpretado por cosita Lee Jun Hyuk. Su personaje, que al principio prometía ser sólo un secundario para añadir relleno, terminó ganándose un lugar en nuestro corazón. Una de las escenas que me movieron a soltar un insulto y elevar los brazos al aire lo tienen al él - tanto es el impacto que causa en los espectadores y en Jo Guk. Evoluciona de una manera interesante, algo que no siempre pasa con los secundarios, y estoy más que satisfecha con su rol. Ahora bien, hablando de Jun Hyuk, creo que a nadie se le pasó que su papel de protagonista en I'm A Legend tiene cierto "JoGukaire". No me quejo, no me quejo.

Boo Mi. Boo Mi-ah! Chingu del alma por definición. Después de verla en Fantasy Couple, no creía que Jeong Soo Yeong fuera a ser capaz de borrarme la memoria de Kang Ja, pero Boo Mi me conmovió de una forma que no creía posible. Mi Rae no hubiera llegado hasta donde llegó de no ser por el apoyo de Boo Mi. Ella sí que hace uso orgullosa de su "ahjumma power". Es uno de esos amigos que rara vez se encuentran, y que una vez encontrados no se pueden dejar ir.

Y éstos son sólo los personajes con más aparición. No podría terminar la entrada sin mencionar al Alcalde Boo Sil, a los "Directores Over Flowers", a las madres de Mi Rae y Jo Guk, al pequeño Jo Rang, a los amigos y netizens particulares de Mi Rae... la lista sigue y sigue. Y claro, por supuesto, hay que hablar de BB, Big Brother, el Gran Hermano de la nación coreana, interpretado por el veterano Choi Il Hwa. Este hombre sí que me deja los pelos de punta - cuando quiere ser malo, es malo. Ya lo vimos cuando tuvo el papel del padre de Han Kyul en Coffee Prince y, si ahí ya les pareció un poco atemorizante, aquí llega hasta el límite. Cuando Mi Rae y BB se vieron cara a cara por primera vez, temí por su vida - una oveja entrando al territorio de un lobo.
_______________________________________________
Comentarios Finales:
Instrucciones: Imprimir póster y empapelar las paredes de la ciudad con ellos en épocas de elecciones. Nosotros necesitamos una Wonder Woman Shin Mi Rae. City Hall definitivamente entra en la competencia de "Drama del 2009" - tiene una gran historia, un gran romance, un reparto genial, música entretenida y, lo mejor de todo, una personalidad refrescante y humorosa.

Una de las cosas que más disfruté del drama - una entre muchas, claro está - fue la cantidad de guiños que hizo hacia actores, dramas y grupos de música de la vida real - y contemporáneos. Las referencias a Boys Over Flower o Temptation of Wife, en particular, me dieron mucha risa. Y sorry sorry por no hablar de los grupos de kpop... aunque no creo necesitar hacerlo, tampoco.

La mayor crítica que puedo darle es que a veces se cree más épico de lo que realmente es - o quizás es que hay demasiados "momentos épicos" y que, al ver el drama un episodio detrás del otro, resulta molesto. Pero no es nada que no podamos perdonar, en especial considerando todo lo bueno que tiene. Algo que  no perdono es esa escena Jeong Do/Joo Hwa del último episodio, esa de la que no hablo para no dar spoilers definitivos. Se me partió el alma de alegría (si es posible) por los gritos de "Joo Hwa Bansai! Joo Hwa Bansai!" de Jeong Do - pero me pareció demasiado ridículo para poder tomarlo en serio.

A observar! Uff, millones de cosas. Kim Sun Ah, Cha Seung Won... no tienen pérdida. Boo Mi, Soo In, Joo Hwa y Jeong Do - todos personajes muy bien logrados. La música, que es preciosa, aunque puede llegar a cansar un poco. Los diálogos, los discursos, que son geniales, y por supuesto la comedia. Esa escena de aegyo al x100000000 entre Mi Rae y Jo Guk es imperdible. 

El final me gustó muchísimo, excepto dicha escena Jeong Do/Joo Hwa. Como crítica, sentí que lo editaron a los apurones, como si quisieran meter muchísimas cosas y al final no terminaron de decidir el orden. De todos modos, no es malo ni decepcionante, y se mantiene fiel al resto de la serie.

Puntuación Final: 9.8/10

Y ahora, la kilométrica galería de fotos... contiene algunas fotos de episodios de la serie! El que avisa no es traidor.
__________________________________________
Wallpapers


















Fotos:

 





















Entradas más Populares

 
KCorner Copyright © 2010 Prozine Theme is Designed by Lasantha Home | RSS Feed | Comment RSS