Coffee House

- MSA - | 8:39 | ,

fullsizephoto120288
Venía escuchando tanto de este drama antes de que comenzara, que para cuando finalmente llegó la fecha sentí como si lo conociera a la perfección, como si pudiera predecir cada pequeño paso que fuera a dar – sólo para después darme conque estaba tremendamente equivocada.

Muchos lo alabamos como el drama del año, no por su historia increíble – que no es tan increíble – o por sus efectos visuales – que no son tan deslumbrantes –, ni siquiera por sus actores – exceptuando a Kang Ji Hwan, claro está. Entonces, porqué salían tantos cumplidos de nuestras bocas? Porque Coffee House nos presentó algo que muchos de nosotros hemos visto poco (si es que no era la primera vez) en un drama coreano.  Lamentablemente, fue esta novedosa “innovación”, esta diferencia de las comedias románticas tradicionales que le costó ráting, fans y al final el disfrute de su audiencia. Si existen dramas que realmente conviene verlos después que han terminado, para poder saborearlo con tranquilidad, ése es Coffee House.

Lee Jin Soo se hizo famoso luego de escribir varias novelas de terror y suspenso y se estableció como un gran novelista. Él trabaja para Seo Eun Young y tiene una gran amistad con ella. Ella es dueña de la mayor empresa editorial de Korea. Lee Jin Soo tiene muchos fans, especialmente mujeres, y él parece ser el partido perfecto para cualquiera de ellas, pero lo que nadie sabe es que en realidad es muy raro y sarcástico, tiene un montón de extraños hábitos, combinado con su actitud perfeccionista llevándolo a los comportamientos más extremos y además tiene un oscuro secreto... La que tiene que enfrentarse a él y a sus extraños hábitos es su secretaria Kang Seong Yeon quien obtuvo el trabajo a través de un amigo.
Además de eso también esta Han Ji Won, el ex prometido de Seo Eun Young a quien odia por haberla engañado. Han Ji Won quiere recuperar a Seo Eun Young pero ella ya tiene los ojos puestos en Lee Jin Soo.
source. Dramawiki
Me cuesta pensar en la manera apropiada para comenzar esto… supongo que podría mencionar el “pequeño” problema que se armó entre los (las) seguidores de Coffee House. Verán, aquellos recién iniciados en los kdramas o relativamente nuevos: existe una ley primordial por sobre todas las leyes, la Ley del OTP – One True Pairing, es decir, La Pareja Destinada. Lo común en estas series es que la pareja verdadera nos sea revelada desde el primer episodio, sin duda alguna de que son ellos y de que eso no va a cambiar. Así, de inmediato, el espectador se acomoda a ellos, se amolda, toma lugar junto a ellos y gruñe como un perro sarnoso a cualquier “cosa” que se quiera meter en el camino.

Lo novedoso de Coffee House es que, si existía un OTP al comienzo… lo ocultó muy bien. Una jugada inteligente, refrescante si se quiere, nueva, porque nadie sabía con quién iba a terminar el protagonista, y eso nos volvía locos. Esto no significa que Lee Jin Soo andaba como abeja en flor, picando un episodio de allí, después otro de allá… no; ciertamente, si uno ve la serie sabiendo quiénes son los “verdaderos protagonistas” – y realmente no me gusta usar esa expresión para este drama – desde el principio, las señales se vuelven más claras y es fácil disfrutarlo sin frustraciones ni demasiados análisis.

Entonces aquí me encuentro en un dilema. Por un lado, podría hablar ahora, decir quién es la chica – y Dios, se dan cuenta de lo machista que suena todo esto, como si estuviera hablando de un premio o algo así? – y otorgarles a quienes aún no la han visto un poco de paz en este sentido, o puedo arriesgarme a que la vean sin saber nada, como yo y tantos otros, frustrándonos, conjeturando, y al final esperar que no la terminen odiando si el resultado no fue el que esperaban.20100508115613846

Siempre he sido una a la que le gusta apostar – y para que conste, la mayoría de las veces salgo perdiendo – así que me voy a decantar por la segunda opción.

Siguiendo: al no tener una “protagonista” y una “rival”, roles que al no estar, me sorprendí, encontré demasiado asfixiantes para el desarrollo de un personaje como su propia persona, realmente no hay malos en el drama. Oh, sí, de acuerdo… nadie en su sano juicio podría decir que Han Ji Won no es un descarado hartante y más denso frente a las indirectas más directas que haya en el mundo, pero no se lo puede comparar con una mente malévola.

Lo malo de esto, y aquí voy a comparar el drama con otro que no tiene malos, su casi homónimo Coffee Prince, es que al no haber alguien que orqueste trampas y líos, la historia puede llegar a volverse aburrida. Estamos frente a una serie donde el drama viene de adentro, de los diálogos y de las interacciones, de secretos y cosas que se dejan enterradas con el paso del tiempo – en cierto sentido, Coffee House resonará en el corazón de todos aquellos que hemos guardado en nosotros algo y que hemos seguido adelante, sacrificando nuestros pensamientos en pos de una convivencia tranquila. Coffee Prince, por otro lado, al mostrarnos una dinámica diferente de los cuatro protagonistas, tendía paralelos entre las vidas de ellos y así ofrecían respiros entre la calma de unos y la pasión de otros.

Algo curioso me sucedía mientras veía Coffee House. Cuando me sentaba a ver los episodios, me veía completamente inmersa en la historia, riéndome, enojándome, sintiéndome triste, o completamente entusiasmada. Los actores, especialmente Kang Ji Hwan – que seguramente es la reencarnación del Flautista de Hamelín o algo así –, me absorbían por completo. Y sin embargo, cuando terminaba el episodio, o los varios episodios que había dejado acumulados… no sentía ansiedad. No tenía muchísimas ganas de saber cómo continuaba. Sí, seguro, planeaba seguir viéndolo… pero no sentía pasión sobre ello. En general he sentido que la serie es como una brisa de primavera, a veces tranquila, con sus ocasionales arrebatos fríos y fuertes, pero en general refrescante, que pasa y nos deja con una sonrisa.

O que hace que se nos enreden hojas de los árboles cercanos en el pelo… pero la metáfora no iba a eso.fullsizephoto118953

De vez en cuando hablo de algún director, así como para comentar, pero en esta ocasión creo que no está mal – es más, quizás sea necesario, hablar de PD Pyo Min Soo. Hace un tiempo ya traduje esta entrevista, que recomiendo no leer hasta que terminen de ver el drama, porque contiene spoilers, en donde dice muchas cosas interesantes. Menciono esto porque en más de un episodio, mientras miraba, se me venían a la cabeza reflexiones y comentarios de este hombre, lo cual me llevó a apreciar la serie por sus pequeños momentos de introspección. PD Pyo dice que, cuando piensa en el drama, piensa también en la pregunta “¿Qué puedo hacer para ser feliz?”

Los personajes de Coffee House, como verán, no están atados a su amor, no viven por y para él – lo dije antes: realmente es éste un ejemplo en donde tenemos que ver a los personajes por quienes son, que buscan ser felices por sobre todo lo demás.

Además de todo esto, quería hablar de la forma en la que el drama está filmado, de la fotografía, el cuidado sobre los colores para identificar a los personajes y la hermosa, hermosa composición bajo la cual algunas escenas están filmadas, colocando distancia en forma de objetos físicos o incluso rejas que no se ven como tales a menos que el espectador esté prestando atención. Son todos detalles que amé, aunque lo cierto es que cuando se ve la historia lo menos que uno va a hacer es ponerse a observar cosas así – y tampoco es necesario.

Hacia la mitad, cuando realmente entramos en el meollo del asunto Coffee House deja la comedia a un segundo plano y se concentra en los conflictos entre los personajes, conflictos que tenían que venir, y que en mi opinión estuvieron muy bien hechos. Además, fue la dosis justa, con el drama justo sin volverse tedioso, y sin perder el carácter amable y optimista del comienzo. Si algo, lo que estos episodios logran es que uno vislumbre como posible un final en que nadie quede con nadie, sin que ello sea una tragedia o algo por el estilo. Como sucede en la vida real, a veces.
ch11
El papel fundamental lo juegan los personajes, y de ello no cabe duda. Una historia que no se aferra a todos los convencionalismos de su género no podría sobrevivir sin buenos actores, pero estoy feliz porque ése fue uno de sus puntos fuertes. A excepción de Ham Eun Jung, que es bastante nueva pero que aún así mejoró mucho a lo largo de los episodios, el resto del reparto está compuesto por actores fuertes interpretando personajes bien hechos – eso sí, estrafalarios algunos y más normales otros.

Kang Seung Yeon, nuestra rata de laboratorio secretaria desastrosa, jamás hubiera esperado conocer a alguien como Lee Jin Soo. La fantasía de estar junto a un escritor tan “amable” y atractivo se derrumba pronto, cuando el Príncipe Encantado demuestra ser un ogro de carácter volátil.

fullsizephoto120294
Ham Eun Jung hizo un trabajo decente, y realmente no me molestó que sobreactuara de a momentos y que el perfil de su personaje, inocente y torpe, gritara tanto a todas las otras protagonistas de dramas que estoy acostumbrada a ver – pero Seung Yeon sí me recordó más de lo que me hubiera gustado a Go Mi Nam de You’re Beautiful.

Las escenas en los últimos capítulos hicieron que la amara, y reforzaron mi opinión de que Seung Yeon es una protagonista. Antes de que digan “Dijiste que no ibas a spoilear!”, advierto que no me estoy refiriendo a la pareja principal, ni nada por el estilo – simplemente me refiero al papel en la historia que tiene. Me refiero a su crecimiento personal, y al valor de su personaje como, bueno, ella misma. La escena en el café, en el último episodio, fue la segunda en conmoverme en todo el drama – siendo la primera cierta escena de cierto tren.



coffee-house-poster-10

Park Si Yeong me sorprendió. Eso es lo primero que tengo que decir. Ya había mejorado mucho en Story of a Man (donde, personalmente, me resulta más interesante su personaje, si bien no tan real ni bien actuado) pero es aquí donde verdaderamente se ha lucido. Es imposible reconocer en ella a la cosa ésa que pululaba por ahí tramando planes maquiavélicos en My Girl.

Seo Eun Yeon es una antigua amiga de Lee Jin Soo, y su jefa. Es la Presidente de la editorial con la cual el escritor mantiene un contrato exclusivo, y es quizás la única que de hecho logra que Jin Soo termine un libro en un período de tiempo concreto. Hay que darle un premio a esta mujer por su tenacidad.

Una de las cosas que más me gustaron de su carácter, aparte de esos arrebatos de personalidad tan geniales, es su postura profesional y decidida ante la vida, pues tiene claro lo que desea, y no deja que preocupaciones o tristezas enturbien su vida profesional y su futuro. No es una posición muy romántica, cierto, pero es realista – lamentablemente, en la vida real la vida continúa, y no puedes quedarte llorando, absorta en el tiempo cuando esa persona se ha ido. Cierto, no significa que deje de doler… pero uno tiene que armarse de fuerzas y salir adelante.

Podría hablar por un montón de tiempo de éstas dos, pero quiero mantener los spoilers al mínimo, y lo cierto es que para hablar de su personalidad tendría que hacer mención al final y otras cosas y no quiero xP Ahora bien, si alguien tiene ganas de charlar/discutir/agarrarnos de los pelos por algo, yo no tengo problema :D Me encantaría. Bueno… quizás no el agarrarnos de los pelos.

36130
Kang Ji Hwan está en Coffee House. Es razón más que suficiente para ver el drama, porque Kang Ji Hwan es un maestro. Hasta participó en Rocky Horror! Ja. Bueno, ya más en serio, Ji Hwan es uno de esos actores capaces de compenetrarse al 100%  con su personaje, hasta el punto en que no puedes imaginarlo de otra forma. No puedo contar la cantidad de escenas que hubieran sido buenas pero regulares, de no haber sido por algún “tic”, algún gesto, un movimiento de manos, un parpadeo, o un par de fosas nasales bien abiertas que volvieron de la escena algo épico, para ver y volver a ver. Y cuando deja la comedia de lado y se vuelca en el drama, es creíble, es realista, es de… hombre.

Ahora, respecto a Lee Jin Soo. Lee Jin Soo es un hombre atrofiado, no encuentro otra palabra para describirlo. Muchos amamos sus excentricidades y locuras, sí, pero eso no quita que como persona sea terrible. O sea, estamos hablando de un tipo que metió a su secretaria en una valija. Genial? Sí. De dementes? También.
ch3-00086 
Hacia la segunda mitad del drama, la personalidad de Jin Soo cambia un poco. Aquí también se separan las opiniones de los fans, entre los que piensan que el protagonista se vuelve aburrido, y entre los que están convencidos de que es una evolución, una señal de que ha superado sus problemas anteriores. Yo soy de los que están en ese segundo grupo. Seamos sinceros: de no haber sido Kang Ji Hwan quien interpretara al escritor, probablemente no nos hubiera caído ni la mitad de bien que lo hizo. Sus problemas de responsabilidad, de compromiso, su costumbre compulsiva a mentir y esa importancia sobre excesiva sobre su propia persona y la idea que los demás tienen de él cambian, se vuelven menos severos – no voy a decir que desaparecen, porque siguen allí – y todo esto se relaciona con haber podido ser capaz de dejar sus memorias atrás. Es un Jin Soo más tranquilo… pero es Jin Soo, a fin de cuentas.

coffee-house-poster-11
A este hombre se le podría decir “TE ODIO,·#^%#&H#(!**!” a la cara, y sólo respondería riéndose. Dueño de una egolatría más grande que el planeta mismo, con una manía por gestos cursis y una terrible falta de culpabilidad, Ha Ji Won era el personaje perfecto para odiar. Y no puedo decir que se redima hacia el final – como dicen, “Boys will be Boys” – pero tampoco es necesario, porque uno llega a apreciarlo por cómo es. Otra de las cosas que me gustan en el drama es que nadie es perfecto; muy por el contrario, todos tienen sus defectos aquí y allí.

La charla que Ji Won tiene con Jin Soo hacia el final, o lo que le dice a Eun Yeong… fue en esos momentos cuando (tarde) caí completamente en la cuenta de qué buen actor es Jung Woong In. Lamento no haberlo notado antes, Woong In. Realmente hiciste un gran trabajo.

Los personajes secundarios (de los cuales me gustaría tener más fotos) hacen un gran trabajo – especialmente Dong Wook, pobre Dong Wook (Park Jae Jung), que nunca se rinde.
_______________________________________________________kang-ji-hwan1
Comentarios Finales:
Coffee House es una comedia romántica, pero no del todo similar a las comedias a las que estamos acostumbrados. Sé de algunos que comenzaron a verla y no la soltaron hasta terminar; otros, como yo, tuvimos que hacer pausas cada tanto para volver a degustarlo “a boca limpia”, y así no insensibilizarnos ante su particular sabor.

Como comedia funciona genial, que no desaparece jamás, aunque sí es balanceada. El drama es lógico, tiene sentido, y un toque agridulce que recuerda demasiado a la vida cotidiana. Los personajes son entrañables, la dirección bastante buena, y encima tiene una gran banda sonora. A observar! Kang Ji Hwan, por dios, Kang Ji Hwan. La dirección, si te gustan esas cosas, porque es buena; Ha Ji Won, tanto cuando es gracioso como cuando es solemne.

Pero no va a satisfacer los gustos de todos. Y tampoco es la historia más original ahí fuera – es sólo que la narración es por demás excepcional.

Quizás sea mi humor ahora mismo, con demasiadas horas sin sueño y demasiadas repeticiones del OST, pero siento que tengo que comparar Coffee House con una banda indie, porque eso es lo que es en el mundo de los dramas – una pequeña serie que no logra la popularidad, con espíritu y un algo original que simplemente brilla.
El final es muy bello, uno de los que más me gustaron, y creo que terminaron todo bastante bien. No puedo evitar preguntarme, sin embargo, qué hubieran hecho con aquellos dos episodios más que iban a tener, pero que la televisora cortó.

Puntuación Final: 8.3/10

Entradas más Populares

 
KCorner Copyright © 2010 Prozine Theme is Designed by Lasantha Home | RSS Feed | Comment RSS